Asociacion Riojana de Amigos del Camino de Santiago

C/ Ruavieja, 46

CP 26001    Logroño  ( LA RIOJA )

Tlf. 941 260 234 

info@asantiago.org

El Camino Frances

 

Selecciona un        para ampliar informacion del lugar

Logroño

 

Logroño, descrita en los siglos IX y X como simple aldea de campesinos y pescadores, estuvo habitada desde tiempos remotos. En la actualidad, es la capital de la comunidad de La Rioja, cuenta con una población de unos 130.000 habitantes y está situada en la margen derecha del rio Ebro.

Logroño, como muchas otras ciudades, estaba rodeada por una muralla para su defensa, de la que solamente podemos ver algunos restos en la zona del Revellin ( Puerta del Camino) donde todos los años, cada 11 de Junio se conmemora la victoria de los logroñeses obre los franceses y, el nombre de algunas de sus calles.

Ruavieja es la calle mas antigua de Logroño y en ella todavía se pueden apreciar, en las fachadas de sus casas, escudos de armas que nos hablan del linaje de sus habitantes. En ella hay que destacar :

La Ermita de San Gregorio, de la que sólo queda la entrada y en cuyo arco puede leerse : “Esta es la dichosa casa en que vivió San Gregorio y murió en ella el año 1044, hallándose a su muerte Santo Domingo de la Calzada y San Juan de Ortega, sus discípulos. T a honra y gloria suya hizo hacer esta capilla don Alonso de Bustamante y Torreblanca, regidor perpetuo de esta ciudad, cuyas son las casas, y se acabó el año 1642”.

La casa donde vivió en su juventud la Duquesa de la Victoria, esposa del general Espartero hoy transformada en restaurante. Enfrente, haciendo esquina con la calle Mercaderes, vemos una edificación, conocida como Casa de la Virgen, con un arco renacentista de medio punto, cuyas dovelas tienen forma adiamantada. Dicen que en ella se hospedó el emperador Carlos V en uno de sus viajes a Logroño.

Siguiendo por la Ruavieja, encontramos la Plaza de Santiago, donde podemos contemplar: en el pavimento, el juego de la oca, y, un poco más adelante, la Fuente del peregrino y la Iglesia de Santiago el Real en cuya portada veremos un impresionante Santiago Matamoros. La iglesia de Santiago esta edificada sobre un templo medieval, sus contrafuertes interiores forman entre sí capillas y bóvedas estrelladas; en el retablo del altar mayor, de mediados del siglo XVII, se puede ver la imagen del Apóstol Santiago ( gótica del siglo XIV )y la de la patrona de Logroño, Virgen de la Esperanza.

Seguimos en la misma dirección y llegamos a la Plaza de San Agustín, en ella se encuentra el Museo de La Rioja ( Palacio Espartero ), de estilo barroco, que fue propiedad de la familia de Dña. Jacinta Martínez de Sicilia, duquesa de la Victoria (esposa del General Espartero); también fue palacio episcopal, como lo atestigua el escudo que se puede ver sobre el balcón central. Otro de los edificios que configuran la plaza es Correos.

La Calle Portales, ha tenido diversos nombres: rúa de las Tiendas, calle de la Herventia, calle del Mercado, calle de la Republica, calle del General Mola. En el año 1953 fueron rodadas en esta calle algunas escenas de la película Calle Mayor.

 

En ella podemos destacar dos edificios: en primer lugar la Catedral Santa María de la Redonda , desde 1959 concatedral de Logroño, junto con Santo Domingo de la Calzada y Calahorra, y por otro lado la Casa de los Chapiteles.

La Catedral está formada por tres naves, deambulatorio cuadrado en el trasaltar y trascoro. Su planta es basilical y dos filas de pilares cilíndricos baquetonados sostienen la bóveda estrellada con igual altura en las tres naves. Su construcción se inicio en 1500 y se hizo sobre otro templo románico de planta circular, del que tomo el nombre de Santa María de la Redonda; a lo largo de su existencia ha sufrido sucesivas ampliaciones que han configurado su aspecto actual. En el interior de la catedral, descubrimos el retablo mayor, barroco y dos pulpitos renacentistas decorados con grutescos, en el presbiterio junto a sendas columnas.

En las naves laterales, entre contrafuertes que crecen hacia el interior, aparecen capillas, cerradas con reja, que pertenecieron a las familias más acomodadas de la ciudad, que contribuyeron a la construcción del templo. El coro es bajo y se cierra con una reja barroca. Su sillería, renacentista, consta de veintidós asientos bajos y veinticuatro altos, tallados en nogal. En el trasaltar están enterrados el General Espartero y su esposa, la Duquesa de la Victoria.

La Casa de los Chapiteles, antigua casa consistorial, se halla al principio de la calle y se trata de un Palacio del S.XVIII que perteneció a los Marqueses de Someruelo y, en el siglo pasado se habilitó como palacio episcopal, pero el Obispo no llegó a ocuparlo. En la actualidad alberga la Consejería de Cultura, Deportes y Juventud.

En la Plaza de San Bartolomé se muestra la Iglesia de su mismo nombre, la más antigua existente en Logroño. La portada, gótica del siglo XIV, forma un arco ojival con archivoltas. En el dintel, se encuentran los apóstoles y, en el tímpano, las figuras de la Virgen San Juan, Jesús y cuatro ángeles a ambos lados aparecen distintas escenas de la vida de San Bartolomé y secuencias del Antiguo Testamento. El interior consta de tres naves y tres ábsides. Las bóvedas son cuadripartitas, de terceletes, y una de ellas estrellada.

Travesía de Palacio donde, haciendo esquina con la calle Marqués de San Nicolás (calle mayor), nos encontramos con la Iglesia de Santa María de Palacio. Se levantó en el siglo XII y fue donada por Alfonso VII para fundar la casa de la Orden del Santo Sepulcro. En el exterior, podemos ver la portada del siglo XVIII construida por Juan de Riba y la torre del siglo XVI, formada por una aguja gótica, única en España, en forma de pirámide octogonal adornada con ganchos en sus aristas. El Templo ha sufrido numerosas reformas, siendo la configuración actual gótica y reformada en el siglo XVIII. Al claustro, se llega a través de una puerta que guarda restos románicos, pertenecientes a la primitiva Iglesia; junto a la puerta de la entrada, está el retablo barroco a San Juan Evangelista, que cuenta con una imagen románica e la Virgen con el Niño.

1/5

Con este paseo, el visitante ha podido adentrarse en nuestra historia; pero si se encuentra cansado del paseo, puede hacer un descanso en el Espolón. En sus orígenes, fue una alameda que se extendía paralela a la muralla, extramuros de la ciudad. Hacia el S. XIX, fue tomando la estructura actual hasta convertirse en un rectángulo, en cuyos extremos se colocaron seis estatuas de reyes españoles traídas del Palacio Real de Madrid, las cuales fueron retiradas en la Segunda República. Desde entonces, ha sufrido constantes renovaciones: hubo un kiosco para los músicos que, luego, se cambió por la actual concha, se colocó la estatua ecuestre del general Espartero y, recientemente se ha construido un aparcamiento subterráneo.

 

Y para recuperar fuerza, nada mejor que degustar unos pinchos con un vino de Rioja por la calles Laurel o San Juan o, si prefiere estar sentado, degustar una buena comida en cualquiera de los restaurantes de la ciudad.

San Juan de Acre

 

El Hospital de San Juan de Acre se construyó hacia el año 1180, coincidiendo cas con la fundación de Navarrete, con el fin de acoger a los peregrinos que salían de Logroño por la calzada romana que iba paralela al rio Ebro.

En la actualidad se puede contemplar el perímetro de la Iglesia casi en su totalidad. Estaba formado por una sola nave de cabecera y dos tramos, con capillas a los lados del primero de éstos, de idénticas dimensiones a las del tramo posterior y de la misma profundidad que la cabecera, que no es rectangular sino semioctogonal.

Estas medidas le dan a la planta forma de cruz griega. La portada, de estilo protogotico, que estaba situada en el muro norte, se puede admirar en el cementerio de Navarrete junto con dos ventanas.

Navarrete

 

En la Antigüedad se llamaba Tidón o Tedeón y debía su nombre al monte sobre el que se asentaron sus pobladores. A partir del S.X, los reyes navarros la refuerzan para servir de escudo contra los ataques de los distintos enemigos. En 1176, Alfonso VIII le concede la Carta Puebla. Con el paso del tiempo, y según va aumentando la población, se abandona el monte, dejándolo para fines militares, y se baja hacia el Coso, lo que conocemos como actual ciudad.

En la ciudad, se puede visitar la iglesia parroquial, construida en el S. XVI, su portada es del siglo XVII. En su interior destaca la Virgen del Rosario, talla del año 1587 y en la Sacristia, se puede admirar un tríptico flamenco del S. XVI, obra del pintor Ambrosius Benson.

La portada del cementerio, perteneciente al monasterio de San Juan de Acre, presenta capiteles románicos formados por vegetales con la excepción de uno del lado derecho que muestra unas arpías y otro en el lado izquierdo que muestra un dragón atravesado por una lanza.

En los capiteles de las ventanas exteriores, se pueden ver en el lado derecho vegetales, San Miguel atacando a una bestia y una serpiente enrollada en una lanza; en el lado izquierdo, se continúan viendo vegetales y arpías ( caras unidas y colas enroscadas ).

Mirando los mismos capiteles desde el interior del cementerio, en el lado izquierdo, se puede ver la lucha entre Ferragout y Roldan, un caballero que ataca a una serpiente marina, una escena de lucha y una cabeza de inspiración clásica; en el lado derecho, se ve a un personaje con una garrocha, a ambos lados dos monstruos marinos y un peregrino que ahuyenta los pecados, una alegoría del pecado, un águila y un toro y peregrinos haciendo un alto en el camino para reponer fuerzas.

navarrete_01
navarrete_04
navarrete_03
navarrete_02
SanJuandeAcre_01
navarrete_01
navarrete_04
navarrete_03
navarrete_02
SanJuandeAcre_01

Poyo Roldán

 

Cerca de Nájera, junto al Camino, se encuentra un cerro aislado sobre los demás, fácilmente reconocible por la antena de telecomunicaciones que tiene en su parte alta, dicho cerro recibe el nombre de Poyo Roldan.

En él se sitúa el escenario de una de las leyendas evocadoras de luchas entre caballeros medievales, tan extendidas por los pueblos del Camino de Santiago influenciados por la Orden de Cluny. La que aquí se narra es el combate entre el caballero Roldán, sobrino de Carlomagno y el Gigante Ferragut enviado del emir de Babilonia.

La representación iconográfica de este combate teológico entre dos religiones la podemos contemplar en dos capiteles románicos en Navarrete y en otro más en la Iglesia parroquial de Ochánduri.

Najera

 

En la ciudad de Nájera tenemos que visitar el Monasterio de Santa María la Real fundado en el año 1032 por el rey don García el de Nájera, uno de los seis monarcas que entre los años 918 y 1076 tuvieron como sede del reino de Pamplona a Nájera. En 1079, Alfonso VI de Castilla incorporó la abadía de Nájera al monasterio de Cluny.

En 1487, el Papa lo entregó como encomienda a Rodrigo de Borgia, que mas tarde sería el Papa Alejandro VI. Ello significo que, desde esta fecha hasta 1513, Santa María fuera una abadía independiente.

La puerta de acceso al monasterio es de estilo barroco, en tanto que la del templo es renacentista. Sorprende el claustro de los Caballeros, cuyo comienzo se remonta al primer tercio del siglo XVI, es de estilo gótico florido con ventanales platerescos.

En el templo merece especial atención la sillería del coro. Bajo él está el Panteón de los Reyes, con las estatuas orantes de los reyes fundadores y el sarcófago románico de doña Blanca de Navarra. En el centro del Panteón, abierta en la misma roca, se halla la entrada a la cueva en la que don García encontró la imagen de la Virgen.

La capilla de la Vera Cruz, mandada construir por las que fue reina de Portugal, doña Mencia López de Haro, alberga los sepulcros de ésta y de sus hermanos, así como el del gran poeta Garcilaso de la Vega.

Azofra

 

Azofra está llena de contenidos jacobeos, uno de los documentos más antiguos que se conservan hace referencia a la fundación de un hospital y de un cementerio para peregrinos en el siglo XII. En la Iglesia nos encontramos con una imagen de Santiago con los atributos de peregrino.

A la salida del pueblo existe una fuente, conocida desde tiempos antiguos como fuente de Los Romeros, nombre poco acorde con los peregrinos a Santiago pues romero es aquel que va a Roma.

Un km más adelante, ya en el camino de Santiago, veremos un monumento de piedra conocido como el Rollo de Azofra, si nos fijamos en él recordará una espada hincada en la tierra, que tendría como objetivo el disuadir a los malhechores antes de delinquir.

Santo Domingo de la Calzada

 

La construcción de la ciudad se inició en los finales del S. XI y Santo Domingo, pastor y labrador nacido en el vecino pueblo de Villoria, le dio un impulso definitivo.

Santo Domingo nace en Vitoria en 1019 y muere en 1109, dedico su vida a ayudar a los peregrinos. Creó en la ciudad un hospital de peregrinos y un puente sobre el rio Oja. Su profundo compromiso con su tiempo le llevó a tomar como discípulo a Juan de Ortega, que finalizaría las obras de su maestro y mentor.

En 1250, Fernando III otorga a Santo Domingo de la Calzada el título de ciudad y, en el S. XV, será el escenario de las luchas fratricidas entre Pedro I el Cruel y Enrique de Trastamara.

El obispo Rodrigo de Cascante, en 1158, inicia la construcción de la catedral y la finaliza en el año 1235. Tres naves de cuatro tramos, cabecera con girola, crucero y absidiola radiales y bóvedas de crucería protogóticas, que hacen de ella una iglesia típica de peregrinación. El retablo de estilo renacentista realizado en 1537 por Daniel Forment y las esculturas románicas que decoran la girola constituyen, con el sepulcro del santo y la urna funeraria, realizada por Juan de Rasines, sus obras más destacadas. El claustro fue iniciado por el obispo Juan del Pino en el S. XIV, su estilo es gótico mudéjar. Dentro de la iglesia y en una hornacina, unas gallinas enjauladas recuerdan el milagro más conocido de Santo Domingo.

La torre, separada de la Iglesia por unos metros, es de estilo barroco y fue realizada por Martin de Beratúa en el año 1762

Otras de las visitas obligadas con el convento de San Francisco, fundado por Fray Bernardo de Fresnada, consejero y confesor de Felipe II y el de las Madres Bernardas, finalizado en 1621

Cruz de los Valientes

 

En el tramo de Santo Domingo de la Calzada a Grañón, a unos 2 km de Santo Domingo, el peregrino se encuentra con una cruz de madera, conocida como Cruz de los Valientes.

Cuenta la leyenda que los vecinos de Santo Domingo y los de Grañón, se disputaban una dehesa de robles existente entre las dos localidades. Para acabar con la disputa, cada pueblo, decidió nombrar un representante para que luchasen entre si y de esta forma se decidiría la propiedad de dicha dehesa.

Dicen que los vecinos de Santo Domingo alimentaron a su representante con las mejores viandas, en cambio el de Grañón sólo se alimentó de habas. El día del duelo se enfrentaron los dos contendientes, saliendo vencedor el representante de Grañón y, desde entonces se recuerda a Martin García ( este era el nombre del vencedor ) como un héroe local.

Grañon

 

De notable antigüedad, contó Grañon con el Castillo de Mirabel.

Iglesia parroquial de San Juan Bautista, edificio de sillería, de una nave con tres tramos, cubierta con bóvedas de terceletes, crucero, presbiterio y cabecera achovada de cinco paños se inició su construcción en el S. XIV.

Ermita de Nuestra Señora de Canosquedo. Edificio de sillería y mampostería de dimensiones considerables. De estilo barroco, construida a finales del S.XVII.